Brida (1990)

Brida cuenta con un don único, que si bien ella misma no puede reconocer, el mago sí lo hará. Esta historia es muy peculiar pues demuestra cómo el amor no necesariamente es uno en la vida, cómo en el libro en la vida te puedes encontrar con más de una de tus mitades, pero está en ti el terminar con una de ellas, o por lo menos, te encontrarás en un instante de tu vida con ella. Para poder llegar a poseer la magia que ella siempre ha deseado, Brida tendrá que darse cuenta de que la llave para ello es lo que siempre había buscado a la par: el amor.

En este libro es reflejado el gran amor de un mago hacia su alumna, quien es la persona destinada para él, y que en vidas anteriores fue bruja, teniendo el don desde el comienzo y con su ayuda, Brida recordará cada una de sus vidas anteriores, teniendo en su camino conflictos amorosos entre el mago y su novio. El libro nos muestra como la grandeza del amor puede superar todos los obstáculos y dejar ir al alma gemela.

Brida no cuenta solo con la ayuda del mago para lograr su objetivo, si no que también cuenta con la ayuda de una bruja, la cual en tiempo pasado fue novia del mago.

Once minutos (2003)

Relata la vida de Maria, una joven de una aldea remota de Brasil, con fallos de amor en una etapa temprana de adolescentes y el odio por el amor se va a buscar su fortuna en Suiza, sólo para descubrir que la realidad es mucho más difícil de lo que esperaba. Después de trabajar en un club nocturno como bailarina de samba durante un breve período, se da cuenta de que esto no es lo que quiere. Después de una acalorada discusión con su gerente de una noche, ella sale corriendo y comienza a buscar una carrera como modelo. Después de una larga búsqueda infructuosa de una posición en ese campo, y como ella comienza a quedarse sin dinero, se vende, por 1.000 francos para “una noche” con un hombre árabe. Encantado con el dinero fácil y después de comprometerse con su alma, ella aterriza en un burdel de la rue de Berne, el corazón de la luz roja de Ginebra del distrito. Allí se hace amigo de Nyah que le da consejos sobre su “nueva profesión”, y después de aprender los trucos del oficio de Milán, el dueño del burdel, entra en el trabajo con su cuerpo y la mente cerrando todas las puertas para el amor y mantiene su corazón abierto sólo para su diario. Rápidamente se convierte en bastante éxito y famosos y sus colegas comienzan a envidiarla. Pasan los meses y María se convierte en una prostituta profesional preparada, que no sólo relaja la mente de sus clientes, sino también calma su alma al hablar con ellos acerca de sus problemas. Su mundo gira al revés cuando conoce a Ralf, un pintor suizo joven, que ve a su “luz interior”. María se enamora de él inmediatamente y comienza a experimentar lo que es el verdadero amor (según el autor, es un sentido de ser para alguien sin en realidad lo que posee). María ahora está dividida entre sus fantasías sexuales y verdadero amor por Ralf. Eventualmente, ella decide que es hora de que se fuera de Ginebra con su memoria de Ralf, porque se da cuenta que son de mundos aparte. Pero antes de irse, ella decide volver a encender el fuego sexual en Ralf muertos y aprende de él sobre la naturaleza del sexo sagrado, el sexo, que se mezcla con el amor verdadero y que consiste en la entrega de la propia alma de la persona amada. Este libro explora la naturaleza sagrada de las relaciones sexuales. “Once minutos”, describe la duración de las relaciones sexuales. Además, representa a dos tipos de prostitución: la prostitución por el dinero y la prostitución sagrada. También hay referencias directas al sadomasoquismo. La historia es del viaje de María para encontrar el verdadero amor es dejar que su propia vida la guiara. Ella entra en una vida que la lleva por el camino del despertar sexual y casi lleva a su autodestrucción cuando se introduce en todos los aspectos de la experiencia sexual. Cuando se ha perdido la esperanza de encontrar el verdadero amor, ella encuentra su verdadera “luz interior” y su verdadero amor eterno. El título del libro, comenta el autor, hace alusión a la corta duración que suele durar el acto sexual en condiciones poco favorables para el amor.

Aleph

Paulo  Coelho realiza en Aleph un viaje de casi diez mil kilómetros en el tren Transiberiano, desde Moscú a Vladivostok. Allí pondrá a prueba sus propias reacciones que le mostraran una forma de relacionarse con él mismo y con las personas que le rodean. Junto a Hilal, una violinista que va en busca de el autor brasileño y con el que consigue una particular conexión; y Yao, su intérprete.

Paulo experimentará la vivencia del Aleph, el punto en el que se concentra toda la energía del Universo, donde se encuentra pasado, presente y futuro, y a través del cual conseguirá recordar vidas pasadas y descubrirá una nueva forma de amor que le permitirá acercarse a la paz interior iniciando una nueva vida.

El Alquimista (1988)

                          SINOPSIS

En Andalucía, un joven pastor pasea por las llanuras contemplando la naturaleza. El joven pastor Santiago tiene un sueño repetido mientras descansa con sus ovejas en un pasto andaluz, por lo que decide acudir a una gitana para que le interprete el sueño. Después de quedar descontento con la respuesta que recibe, se sienta en un banco de la plaza a leer un libro y conoce a un anciano que dice ser el rey de Salem. Tras tener una conversación con él, en la que le deja claro que es alguien muy especial, Santiago decide emprender un viaje por el norte de África en busca de un tesoro. En su camino conocerá a un sinfín de personas que, cómo él, buscan su propia Leyenda Personal.

Cuando llega a una ciudad del norte de África, decide buscar a alguien que lo llevase a las pirámides. En un bar conoce a un hombre al que confía su dinero y lo pierde todo, porque resulta ser un ladrón. El muchacho, desolado y completamente indignado, decide buscar dinero para regresar a España con sus ovejas. Así es que se encuentra un vendedor de vidrios para el que trabaja, hace que mejore su negocio y consigue el dinero para regresar a España y comprar ovejas, pero lo que quiere es ver realizada su Leyenda Personal, razón por la cual se embarca en una caravana que lo llevaría hasta Egipto, exactamente a un oasis. Durante su viaje conoce a un estudiante de alquimia inglés cuyo sueño es el de transformar metal en oro; con él, aprende el lenguaje del desierto, es decir el lenguaje del mundo, el cual se compone de señales.

En el trayecto a Egipto se desata una guerra de clanes en el desierto, por lo que la caravana viaja con miedo. Cuando llega al oasis ve que es un sitio maravilloso, y allí conoce a una chica llamada Fátima, de quien se enamora perdidamente. Un día decide dar una vuelta por el desierto y pasear por los alrededores del oasis. De repente, cuando decide descansar, recibe una señal en la forma del lenguaje del mundo: ve dos gavilanes enfrentándose y ve, como un espejismo, un ejército. Esto se lo comunica al jefe del oasis. Seguidamente el jefe del oasis se prepara y el ejército efectivamente asalta el oasis, para victoria de los locales, que ya estaban advertidos. El jefe del oasis premia al muchacho por su hazaña y le da 50 monedas de oro.

Un día, paseando por el oasis, conoce a un alquimista, quien lo prueba para saber si en realidad conoce el lenguaje del mundo, y después de comprobarlo le cuenta que le ayudará a realizar su Leyenda Personal. El muchacho ya había conocido el amor por Fátima y no quería dejarla; al principio dice que no podría continuar buscando su tesoro debido a su amor, pero recuerda que ella le había dicho que toda mujer del desierto debe esperar a su hombre hasta que vuelva. Santiago parte hacia el desierto con el alquimista.

Viajan por el desierto durante semanas, pensando en un posible asalto de los miembros de la guerras de clanes. Cuando pasan por un campamento, unos hombres los detienen y los acusan de ser espías. El alquimista les explica que solamente están viajando para encontrar la Piedra Filosofal, y que el muchacho es un alquimista que puede transformarse en viento. Después de entregar su oro el general del campamento accede a dejarle tres días para que se transforme en viento. Al tercer día el general y sus hombres se acercan al muchacho, que se encontraba en una montaña. Éste les explica que tardara un poco en transformarse en viento y el general accede. Ahora el muchacho comienza a hablar con el desierto mediante el lenguaje del mundo; este le explica que no tiene poder suficiente para transformarlo en viento y que tiene que hablar con él. Éste también le explica lo mismo y le indica que debe hablar con el sol. El sol, avergonzado de no poder transformarlo, le dice que hable con la Mano que lo escribió todo, y el muchacho, reflexionando, llega a la conclusión de que ni el desierto, ni el viento, ni el sol sabían lo que era el amor, porque el amor no es estar parado como el desierto, ni recorrer el mundo como el viento, ni verlo todo desde lejos, como el sol. El amor es la fuerza que transforma y mejora el Alma del Mundo. Después de esto el muchacho comprende todo, se sumerge en el Alma del Mundo y ve que es parte del Alma de Dios, y esta última es su propia alma. Y que puede, por lo tanto, realizar milagros. Por eso se convierte en viento y el general lo deja marchar junto a su maestro.

Pronto llegan a un monasterio, lugar donde el alquimista le enseña como se transforma el metal en oro, después de entregarle una barra al monje, otra a Santiago, y para él, y la última barra se la vuelve a dar al monje en caso de que Santiago volviera a perder su dinero. Seguidamente el alquimista le dijo al muchacho que de ahí en adelante debía seguir él solo y que solo le faltaban tres horas. El muchacho camina tres horas por el desierto hasta que finalmente llegó a las pirámides de Egipto, su sueño. Una vez allí empieza a cavar en busca de su tesoro. De repente, se acercan a él unos asaltantes y le dan una paliza. El muchacho, tendido en el suelo, les cuenta su sueño y todo lo que había pasado. Uno de los asaltantes, antes de irse, le cuenta que él también había tenido un sueño repetido, en el que se encontraba en una iglesia abandonada de España y encontraba un tesoro, pero que él no era lo suficientemente tonto como para cruzar el desierto por un sueño repetido. Ahora el muchacho había encontrado su tesoro.

Con el último pedazo de oro que el alquimista le había dejado, vuelve a España, al lugar donde una vez había tenido ese sueño, comienza a cavar y encuentra el tesoro. Seguidamente piensa que debía darle una décima parte a la gitana como lo había prometido y después podría volver con su amada, Fátima.